top of page

El té nos trae de vuelta a casa

Actualizado: 23 dic 2022

El corazón es el asiento del alma, la mente es el hogar de un torbellino de pensamientos. Tomar té templa mente y corazón permitiendo que el alma reluzca.


Esta es una práctica diaria en los monasterios de la tradición de Thich Nhat Hanh. En este artículo compartimos nuestra experiencia al respecto y queremos entregarte algunas recomendaciones para tu práctica personal.

Hojas de qingxin Wulong, Lishan, Taiwan

El mayor regalo del té es la experiencia de tomarlo

Descubierto hace miles de años en China, el té ha sido utilizado por humanos de muchas formas y con múltiples propósitos, pero algo se ha mantenido intacto, sigue siendo un bálsamo para la mente el cual permite detenernos y mirarnos profundamente.

Zhao Zhao, Taichung City, Taiwan
Zhao Zhao, Taichung City, Taiwan

Silencio... contemplación...

Incluso en ciudades asiáticas que nunca se detienen, las casas de té silenciosas y meditativas siguen teniendo un espacio primordial.


El té es el centro de la experiencia, todos los sentidos apuntan a recibir las bondades de esta bebida y a incorporarlas en el cuerpo, la mente y el corazón.


La mente, los sentidos y el té

Hace un tiempo fuimos de visita a Zhao Zhao, una casa de té en el corazón de Taichung, la cual tiene una agradable atmósfera Zen. Aquí encontrarás un paz y relajación para tus sentidos... y descanso para tu mente.


Al entrar a Zhao Zhao...

Cada sentido despierta de su letargo, el día ha pasado rápido, les hemos prestado poca atención.


Escogemos una mesa, nos sentamos en silencio, la mente comprende el mensaje. Ordenamos el té que más nos gusta.


Al recibir el té, la vista comienza a despertar... que hermoso color perciben nuestros ojos; un dorado profundo y brillante, lleno de vitalidad, incluso alcanzamos a distinguir tricomas provenientes de las hojas más tiernas; y aquí la mente se pregunta qué más encontrará en esta bebida. Ya tenemos toda su atención.


A la vista le sigue el tacto, los dedos lentamente se dirigen a la copa, esta es lisa y suave, cómoda y tibia, cuidadosamente seleccionada para este té. Ahora la sostenemos con ambas manos, es el gesto de reunir mente y corazón, de templar pensamiento con sentir.


Cada vez vamos un poco más profundo en la experiencia.

Cata de té negro
Iris catando té

Las manos acercan el té a la cara, el olfato indaga más lejos. Los aromas viajan por las fosas nasales, la mente se ocupa en asociarlos con experiencias conocidas. Es una tarea que le encanta hacer, ¿qué descubrirá? ... aromas suaves, florales, repostería, quizás mantequilla tibia... ¿adivinas qué té puede ser?


Los sentidos ya despertaron, deseosos de participar, todos quieren probar el té. La mente cada vez les da más espacio para ser.


Desde que la vista recibió los primeros colores y texturas del té, la boca se preparaba para tomarlo, degustarlo. A través de las fosas nasales ingresaron aromas que activaron las glándulas salivales ¿qué sabores y aromas descubriremos? ¿Serán similares a los descubiertos por el olfato?


Cuando sostengas tu té, quizás quieras inspirar para traer tu mente al cuerpo ⏤ Thich Nhat Hanh

Primer sorbo, el gusto, sabores dulces, sensación aterciopelada. La mente ya está enfocada y libre de las ataduras del mundanal ruido.


Segundo sorbo, olfato tenía razón, los aromas que percibimos por la nariz coinciden con los que se liberan en la boca.


Ambos trabajando en conjunto con un único fin, transmitir su percepción a la mente para descifrar cada detalle del té, un trabajo en equipo.


La experiencia de tomar té, simple y profunda, se extiende por una necesaria pausa en nuestro día. Ya con la mente calma, el corazón se relaja, ambos palpitando al unísono. El mayor regalo es poder observarse, sentirse, dejar fuera lo externo para apreciar lo interno.


El mayor regalo del té es la experiencia de tomarlo.


La templanza del té

Quizás una de las grandes razones por las que el té se toma en todo el mundo y ha sobrevivido el paso de milenios, es la armónica convivencia de la Cafeína y L-Teanina. Esta suave y poderosa combinación que nos mantiene alerta, enfocados y tranquilos.


Un gran té, en mi opinión, es aquel que trae paz a mente, cuerpo y corazón. Es un té que podemos disfrutar tanto con los sentidos físicos descritos arriba, como con los sentidos sutiles derivados de la observación y sentir profundos de la mente, no la mente racional, sino la mente-corazón descrita por los antiguos. Como en el carácter 心 (Xin) que puede traducirse literalmente como corazón físico y a la vez se utiliza para describir la mente.

El té despierta la mente, calma el corazón y abre la puerta para la experiencia del alma ⏤ JTES

Meditación y té

Meditar es ser conscientes del momento presente, no hay mucho más que explicar, solo experimentar.


En palabras del hermano Phap Dung de la tradición de Thich Nhat Hanh en el siguiente video.

Tal como él menciona, tomar té puede ser una experiencia muy profunda si así lo deseamos.


Lo preparamos en pequeñas teteras y lo bebemos en tazas proporcionales. (Consejos de preparación, Antecedentes del estilo Gongfu)


Al prepararlo con hojas enteras, tenemos la posibilidad de contemplarlas, sentirlas. Al tomarlo en tazas pequeñas, nos obligamos a parar, le comunicamos a la mente que es hora de una pausa.


Al detenernos y realizar estas acciones lentamente, todo nuestro ser se enfoca en la simple acción de contemplar y tomar el té.

Si tienes práctica escuchando inglés, te recomendamos ver el video que compartimos en esta sección. Y para profundizar, te dejamos el audio del episodio "Are you truly there for a cup of tea?", parte del podcast "The way out is in". Para seguir una meditación en español te recomendamos nuestros artículos de la categoría Cha Dao - El camino del té.


Gongfu Cha y meditación

Gongfu Cha

Preparar té al estilo Gongfu es en esencia una práctica meditativa. Como mencionamos antes, utilizamos utensilios pequeños y una buena cantidad de hojas de té.


Realizamos múltiples infusiones de las mismas hojas, las cuales reposan en agua caliente durante 30-45 segundos. Luego bebemos el té sorbo tras sorbo, disfrutando cada segundo de este encuentro íntimo con nuestra bebida favorita.


Esta práctica ha sido utilizada por cientos de años, desde sus inicios en China, perfeccionándose en Japón y fusionándose con distintas culturas en Taiwán.


Si haces click en la imagen donde estamos practicando este estilo de preparación, te enseñaremos cómo preparamos nuestro té, solo recuerda que es una práctica personal y puedes ajustarla según tus preferencias y el té que tomes.


Si quieres compartir tu experiencia al preparar té, podemos conversar en los comentarios de aquí abajo.


Nos vemos pronto :)



29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo